LA DONACIÓN EN LA REPRODUCCIÓN ASISTIDA

 

Habitualmente se habla de la donación de órganos pero no resulta tan visible el tipo de donación que tiene lugar en el marco de la Medicina Reproductiva: aquélla referente a los gametos masculinos (espermatozoides) y femeninos (óvulos), y adopción de embriones (óvulos ya fecundados por espermatozoides).

No obstante donar implicar ceder, traspasar, y por lo tanto, por la otra parte, recibir, obtener. Se ha incluido experiencias de personas que han recibido la donación, su opinión sobre los donantes y aquellos casos en los que hay personas que podrían estar en ambas situaciones.

La donación de óvulos u ovodonación consiste en realizar una fecundación in vitro utilizando el óvulo de una donante en vez del óvulo de la mujer receptora a la que luego se le transferirán los embriones. El equivalente masculino ocurre con la donación de semen.

La embrioadopción es una alternativa reproductiva en la que se adopta un embrión donado por una mujer o pareja que en la mayoría de los casos han completado su deseo reproductivo y tienen embriones vitrificados sobrantes de ciclos de reproducción asistida realizados.

Ver Técnicas de reproducción asistida dentro de Esterilidad en el Área de la Mujer de la página web de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO). Ver  Saber más sobre fertilidad y reproducción asistida del área de Pacientes de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y otras fuentes en Recursos e información.

 

LA DECISIÓN

La donación en estos casos ha planteado dilemas éticos y morales que repercuten en las decisiones sobre si se lo plantean como opción o no. Los temas más controvertidos son los relacionados con la idea de cuándo son “vida” este tipo de células y qué hacer con los “remanentes” de los tratamientos dependiendo de las diferentes circunstancias de vida de las personas. Ver Post-tratamiento

La diferenciación entre qué es vida y qué no, o qué es una persona y qué no, son ideas que Dolores y David explicitan contrastando sus respectivas opiniones.

El tema de las opciones sobre los “remanentes” de los tratamientos es considerado como algo de lo que se debe informar, reflexionar y valorar cuidadosamente.

Esther incide en la responsabilidad que implica decidir qué hacer con los embriones y la información que recibieron al respecto. Cree que es necesario aclarar muchos términos biológicos para decidir en función de religión o cualquier criterio que se disponga.

Verónica necesita tiempo para tomar decisiones sobre el tema de qué hacer con lo que no se utilice.

A veces se plantean dudas sobre el tema cuya asimilación requiere un poco de tiempo, no tienen respuesta en el momento en el que te la explican en consulta o en mostrador. Es la impresión de David y Dolores.

Dolores y David, asimismo, entienden la donación como un acto de amor.

Sara y Jana reflexionan sobre el tema y ambas consideran que los donarían a otras personas.

Gema prefiere la opción de donarlo a la investigación que a otras parejas. Así explica los motivos.

En muchos casos se plantea la necesidad de recurrir a bancos de semen, de óvulos y/o de embriones, opción que no todo el mundo acepta. Algunas personas valoran que al menos esto da la opción de tener la experiencia de gestar. En algunos casos, como las mujeres que desean ser madres solteras, aquellas que acuden a la medicina reproductiva suelen acudir al banco de semen o de embriones como única opción. Lo que sí consideran es que requiere abrir la mente, hablarlo seriamente con la pareja si se tiene, y valorar si se quiere o no explicar su origen en el futuro a los hijos nacidos por esta técnica.

A continuación se presentan algunos testimonios que son más favorables sobre el uso de estas técnicas de donación.

A Elena le explicaron en su caso sobre la diferencia entre donación de gametos y de embriones.

Rocío explica su visión favorable sobre el banco de semen.

Gema representa aquellos casos en los que el banco de semen se convierte en la única opción para quien quiera ser madre soltera.

Una pareja heterosexual sí ha hecho uso de esta técnica y son partidarios.

Sara tiene claro que prefiere donante anónimo (ver Pareja) y que no emplearía las muestras de semen de su exmarido que si quisiera exige consentimiento por su parte. Es la dimensión legal cuando la pareja se ha separado en medio del proceso.

J. optó por la ovodonación y está muy satisfecha de haberlo hecho.

Verónica dice que sólo aceptarían donaciones por motivos médicos de cura de la enfermedad de ella, porque su ilusión es tener un hijo o hija que sea de ambos.

La adopción convencional quedó relegada a la última posición de posibilidades para este participante y su mujer, pero él confiesa que no habría habido problema en usar semen de donante.

 

Montse y su pareja no tuvieron reparos. En su caso, de hecho, entre otras cosas buscaban precisamente ese “ni tuyo ni mío”. Repetir la experiencia plantea cuestiones esenciales que comenta en profundidad aquí.

 

Algunos de los participantes, en cambio, no se muestran del todo favorables al uso de algunos de estos tipos de técnicas de donación.

B. y J.C. dialogan sobre el tema y B. deja claro, en cambio, que en el momento de la entrevista ella no aceptaría donación de óvulos. A continuación expone sus argumentos.

Edu y Silvia no se plantean aceptar la donación de esperma.

Entre los que sí se lo plantean comentan algunos aspectos a tener en cuenta de la experiencia como es el tema del parecido físico. Así explican su opinión al respecto  M.P. y P., Anna y Montse.

Otro de los temas que se aborda es el “duelo genético”.

Laura tras sus abortos consideró la donación de óvulos antes que la adopción convencional, de la que su marido no era partidario (ver Adopción). Ella habla del “duelo genético” en relación a este tema y, vinculado al mismo, ofrece su postura acerca de los argumentos que circulan sobre la Epigenética (interacción entre genes y ambiente de los organismos).

Precisamente el tema de la genética es tenido en cuenta a la hora de valorar como opción la ovodonación pero no la adopción de embriones. Sara lo describe así.

 

Por otro lado uno de los aspectos a tener en cuenta es el de decidir sobre si comentar ese origen a los descendientes fruto de las técnicas de donación. 

Montse y J. tienen posiciones encontradas al respecto.

 

L@S DONANTES

Uno de los aspectos a tener en cuenta sobre las donaciones es que habitualmente los profesionales preguntan sobre el deseo de las similitudes en la apariencia física del donante para favorecer un parecido familiar. Además se hace referencia a que son conscientes de la edad de quien dona y la remuneración que perciben. En cualquier caso suelen valorar mucho el papel de las personas que donan porque hacen posible que consigan su objetivo.

La franja de edad de las donantes ha de estar por debajo de los treinta años según cuenta J. 

La siguiente participante está muy agradecida al papel de las donaciones ya que sin ellas muchas personas no podrían conseguir su objetivo de ser madres y padres, y considera apropiado recibir remuneración. Ver Recomendaciones a Profesionales

 

En el caso de la gestación subrogada, de la que la pareja que contó su experiencia es consciente de la polémica que genera en ciertos sectores de la sociedad española. Carla señala la importancia de tener el bagaje genético completo de su hijo empleando esta técnica, y no adoptando de forma anónima. Y Ramón expresa cuánto significa la existencia de estas gestantes para ellos sin ocultar el quid de su cuestionamiento más allá de las creencias sino en la ideología: el hecho de cobrar, o no, por hacerlo.

 

Igualmente alguna participante nos ha compartido reflexiones sobre una hipótetica remuneración a las parejas que donen embriones. Verónica reflexiona sobre ello.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies