Historia 4 SR

Historia 4. Jana

Edad en el momento del diagnóstico: 31 años

Edad en el momento de la entrevista: 33 años

Género: Mujer

 

INICIO

A Jana le diagnosticaron cáncer de mama cuando tenía 31 años. Antes de comenzar con la quimioterapia tanto su ginecóloga como su oncóloga le ofrecieron la posibilidad de congelar ovocitos por si al cabo de un tiempo quisiera intentar quedarse embarazada.

 

VIVENCIAS

Cuando le ofrecieron esta posibilidad tuvo que decidir sobre la marcha. Su familia se preocupó porque aceptar esta opción iba a retrasar durante dos semanas el comienzo de su tratamiento con quimioterapia. Sin embargo ella tomó la decisión por sí misma pensando en el futuro porque quizá  se iba a arrepentir de no hacerlo, y confío en el criterio médico.

Inmediatamente comenzaron las pruebas y el tratamiento hormonal para hacer que sus ovarios produjeran óvulos que se podrían extraer y congelar. Su mayor preocupación era el dolor y se considera muy aprensiva ante las agujas. El tratamiento consistía en pincharse las hormonas en la barriga una vez al día. Explica que no le dolía pero que no se sentía capaz de pincharse ella misma y tenía familia y amigas que le pinchaban, sólo consiguió pincharse a sí misma el último día. Cada 48 horas iba a consulta para hacerle ecografía y analíticas y decidir cuál era el mejor momento para extraer los ovocitos. A las dos semanas de tratamiento se tomó la decisión de que había respondido bien y que se podía extraer varios ovocitos.

Durante el tratamiento sintió dolor como cólicos y ella pensaba que no le iba a doler por lo que le habían dicho. El día de la extracción se puso nerviosa y tenía molestias y además estaba muy cansada de todas las pruebas, ya que su mayor preocupación era el problema del cáncer de mama. Le explicaron que para la extracción no se hacía anestesia pero ella pidió que la sedaran porque no se sentía bien y tenía mucho miedo a tener dolor. Finalmente la sedaron y explica que no notó nada y que todo fue bien. Como resultado le extrajeron 8 ovocitos de los cuales 7 sobrevivieron y fueron congelados. No sabe seguro si los utilizará en el plazo de diez años que le han dado para intentarlo pero dice que le gustaría y si no se plantea donarlos.

Está muy agradecida por el trato y el apoyo que recibió. Sólo tuvo un incidente, que recuerda con enfado, porque cuando tuvo una consulta con una oncóloga distinta a la habitual ésta le habló de forma brusca dado que no estaba de acuerdo con que hiciera el tratamiento para congelar los ovocitos diciéndole que era su decisión si quería morir al hormonarse y retrasar su curación.

 

RECOMENDACIONES

Aprender a disfrutar del presente porque siempre vivimos estresados es una de las lecciones de su experiencia.

A otras mujeres que se encuentren en su situación ella recomienda que hagan lo mismo que ella porque no se sabe cómo será el futuro y la quimioterapia destruye las células “buenas”.

A los profesionales sanitarios les pide sobre todo paciencia pero reconoce haber estado muy bien informada.

Share:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies