SIGNIFICADO DE MATERNIDAD Y PATERNIDAD S.R.

 

El hecho de intentar tener hijos con ayuda médica lleva a muchas reflexiones profundas sobre el tema. En ese deseo de tener familia subyacen proyectos de vida, expectativas, imagen de uno mismo, conceptos e ideales que se van construyendo a lo largo de la vida. El contexto social es un aspecto que influye en dicha construcción, así como las circunstancias de vida de cada persona.

De todo ello surge el significado de maternidad y paternidad como un aspecto clave en cómo se desarrollan los acontecimientos, los dilemas y el proceso de toma de decisiones, sobre todo en algunos temas que en ocasiones uno no se plantea hasta que se ve en la situación y necesidad de hacerlo.

 

QUÉ ES SER MADRE o PADRE

En el trasfondo de las personas o parejas que encuentran dificultades en la reproducción y que se plantean buscar una solución están las reflexiones sobre lo que significa para ellos el hecho de llegar a ser madre o padre. Las ideas que manejan en este sentido las personas entrevistadas son diferentes en algunos aspectos, así como los argumentos que utilizan para explicarlos.

Algunos participantes explican lo que es para ellos ser madre o padre en función del vínculo que se establece con los hijos, teniendo menos importancia el aspecto biológico.

Para la siguiente pareja lo importante y lo que define ser madre o padre es el hecho de ejercer como tal y atender a los hijos, siendo esto más importante que la genética. En este caso aceptaron la ovodonación como opción de tratamiento.

En este sentido M.P. y P. que son pareja homosexual femenina consideran que ambas serían madres porque aunque sólo va a parir una, quien te cría es a quien corresponde este rol.

La intencionalidad de dar vida es lo que supone para Sara el significado de ser madre o padre. Esta creencia es la que le ha permitido plantearse donar sus embriones.

En la misma línea el planteamiento de Ramón se refiere a la intención de cuidar y de forma similar lo refiere J. como el que quiere educar. En el primer caso esta creencia permite plantearse la gestación subrogada y en el segundo caso estar abierta a cualquier opción, aunque finalmente consigue un embarazo y lo describe como una vivencia de contacto con sus gemelas.

Anna también está un poco a medio camino entre destacar de la maternidad el poder vivirla de forma biológica, por el vínculo que considera que se establece, pero sin  importarle que genéticamente ese hijo/a no tenga su material.

 

Bea y Eduardo, padres adoptivos, reconocen que la adaptación sin embarazo por medio retrasa la creación del vínculo afectivo aunque termine creándose y satisfactoriamente para ellos en dos ocasiones, aunque a diferente ritmo. El distinto color de piel del primero de sus hijos o su procedencia no fue impedimento tampoco para decidir ser su madre y padre, respectivamente.

Ramón y Carla que optaron por la gestación subrogada, exponen sus argumentos sobre los conceptos biológicos, jurídicos y filosóficos que consideran predominan en nuestra sociedad sobre la idea de maternidad.

 

M.P. y P. parece que, aunque se diera el caso de que el donante de semen no fuera el mismo y si se insemina cada una pues los óvulos tampoco lo serían, tienen claro que sus hijos/as los considerarían de ambas.

Además M.P. y P. no le dan importancia para su objetivo de ser madres lo que pueda suponer parecidos físicos.

POR QUÉ TENER HIJOS

Las personas que han participado han compartido sus planteamientos sobre la motivación para querer tener hijos. Algunos de los argumentos se relacionan con el hecho del deseo de ser madre o padre como algo que siempre se han planteado en su proyecto de vida individual. En otros casos el objetivo es tener hijos como un proyecto de pareja: el deseo de tener hijos con una determinada persona. Además explican sus inquietudes al respecto pensando en cómo les gustaría que fuera sus vidas en el futuro.

Para Bea y Eduardo el objetivo es tener un niño aceptando cualquier opción, ellos son padres adoptivos. Elena coincide con esta misma idea refiriéndose a que su objetivo con su pareja era ser padres con independencia de la vía para conseguirlo.

Gema considera que la decisión de ser madre o padre no se puede tomar a la ligera y explica sus reflexiones y dudas a la hora de plantearse ser madre soltera. Ver Relación con familia y amistades.

Jana decidió preservar gametos antes de iniciar la quimioterapia porque se plantea en el futuro la maternidad porque siempre le han gustado los niños.

Stela y Jaume, con dos hijos fruto de la inseminación artificial, consideran que lo primero es desear el hijo/a.

Un caso especial es el de Esther y Luis que dependen del permiso para hacer la selección genética con vistas a curar a su hija enferma, además de querer volver a ser padres.

Evitar la soledad como parte de la motivación de sus planes de futuro es otro de los porqués de querer reproducirse que han nombrado algunas participantes. En algún caso este argumento ha servido en parte para convencer a la otra parte de la pareja.

B. y J.C. reconocen que J.C. ya tenía “el reloj biológico” activo pero a B. le costó más y lo que le convenció fue justo plantearse qué sería de ellos dos solos más adelante. De hecho no se opondrían a un embarazo múltiple para tener dos en un único intento barajando incluso las distintas técnicas que le facilitarían esa oportunidad.

Ramón muestra cómo en su caso sucedió a la inversa, fue Carla quien lo motivó.

El marido de J. le ha regalado todos los años el Día de la Madre porque confiaba en que llegaría a serlo.

Silvia, por su parte, contaba con la ventaja de tener ya un niño con Edu, pero dadas las circunstancias de la enfermedad de él y su afectación a la capacidad de inseminar han concluido que si logran más en el futuro: perfecto, pero si no no les pasa nada. Explican en qué consiste tener hijos para ellos.

 

CUÁNDO PLANTEÁRSELO

Dolores y David no entienden eso de “tener un hijo a toda costa”, incluso desafiando precisamente la biología, cuando se supera determinada edad. Y es que “el momento” de querer tener hijos para ellos ha venido dado cuando han podido crear “una familia”.

J. explica que siempre quiso ser madre y que nunca tomaron precauciones para evitarlo.

En el caso de M.P. y P. hay que tener en cuenta cierta diferencia de edad entre ellas que ha marcado la decisión, entre otras condiciones más materiales, de quién llevaría a cabo el tratamiento para quedarse embarazada, pero la clave está en sentirse preparada.

Para David el tiempo, las experiencias y pensar sobre ello es lo que le anima a pensar que tener un hijo es algo que le resulta enriquecedor, y todo este proceso le lleva a conocerse a sí mismo.

 

SIGNIFICADO DE NO PODER TENER HIJOS

Sara explica el sentimiento de vacío que tiene por la idea de no poder tener hijos y cómo no le ayuda lo que le dicen las personas de su entorno.

Inma y Dolores piensan de forma contraria. Para Inma ser mujer y ser madre es algo que va ligado, y no poder tener hijos es algo que le hace sentir mal, mientras que para Dolores la maternidad no es un rasgo que la defina como mujer ni como persona.

 Para Montse había que mentalizarse por si no conseguían tener hijos y que iban a estar bien aunque no lo consiguieran.

Inma tiene la misma preocupación, además de otros impulsos sentimentales, al respecto. En su caso su marido ya tiene hijos pero no ha alcanzado ese tipo de relación con ellos, a los que conoció de “adolescentes” y ya son mayores.

Edu afrontaba su nuevo estado debido a una enfermedad grave rehaciendo sus planes de vida ya con un niño pequeño antes del diagnóstico.

 

CAMBIAR DE OPINIÓN

Puede suceder un cambio de opinión en el otro sentido, de querer a no querer tener hijos. Un ejemplo es el de Gema, que experimentó el cambio de querer ser madre condicionada por un problema médico a luego desechar esa idea quedándose igualmente satisfecha.

 

Los resultados de los tratamientos pueden no ser los deseados. En ocasiones se decide parar y no tener hijos. La vivencia de estas experiencias se ha abordado en otros temas relacionados. Ver Parar y Postratamiento.

 

ASPECTOS SOCIOCULTURALES

El contexto sociocultural de las personas que han participado es un condicionante para la construcción del significado de la maternidad y la paternidad. Las reflexiones que se hacen son principalmente las críticas hacia las interpretaciones que influyen más negativa que positivamente.

Dolores ha hecho un repaso breve sobre la historia reciente del tema en España, que ellos asocian en paralelo a la de la mujer, a través de sus comentarios acerca de una serie televisiva sobre los llamados "niños robados".

También Dolores y David hacen referencia a la presión social sobre tener hijos y al momento en el que uno se plantea tener hijos.

El siguiente participante que ha recurrido a la ovodonación explica cómo cree que ha cambiado el mundo en relación a las posibilidades que ofrecen las técnicas de reproducción asistida.

Hay participantes que consideran que hay ventajas en el hecho de no tener hijos a pesar de las presiones sociales. Rocío suma más ventajas y lo explica así.

Además Rocío hace hincapié en que la realidad social no se corresponde con la realidad biológica. La fertilidad se reduce con la edad y la vida actual es diferente a la del pasado.

En este mismo sentido Sara menciona frases de la gente para ejemplificar su opinión.

 

Otras reivindicaciones tienen que ver con los obstáculos legales y políticos que frenan a las personas que desean tener hijos, ya sea por reproducción asistida o no, y concretamente en lo relacionado a la donación de óvulos y la adopción. Sobre ello habla una miembro de una pareja heterosexual que recurrió a ovodonación.

Respecto a la consideración social de no poder tener hijos y una opción como la gestación subrogada que sí lo hace viable, la aportación de Carla al respecto sobre el movimiento social generado en contra de esta técnica añade otro elemento a la cuestión. Ella además ha elaborado una publicación con la que intenta hacer cambiar la imagen social que tiene esta técnica así como sobre cómo informar a los hijos sobre ello. Ver Recursos e información.

Los prejuicios y el tabú, y las ideas que tiene la sociedad sobre la infertilidad y su significado se considera que son obstáculos para dar una respuesta adecuada al problema. Algunas participantes consideran que debe ser abordado como una enfermedad, de hecho hay casos en los que es más claro ver ese abordaje, y otras creen que debe ser tratado como un problema.

Laura considera que la infertilidad  debe abordarse como una enfermedad y que hay conceptos como el de “niño probeta” que debe modificarse.

Sara propone algo diferente: reclama más sensibilidad hacia lo que considera un problema, no una enfermedad.

Esther hace referencia a las creencias religiosas, de hecho cuenta la consulta que hizo a un sacerdote.

En el caso de Ramón y Carla llegaron a plantearse la gestación subrogada en parte al verlo como algo que salía en los medios de comunicación, en aquel momento relacionado con famosos que lo habían hecho.

 

OPCIONES

A partir de estas reflexiones surgen las diferentes opciones de alcanzar el objetivo de ser padres o madre/s y tener hijos. Las circunstancias personales de cada uno, las creencias sobre si es imprescindible que sea biológico o no, son algunos de los dilemas que van a tener que resolverse a la hora de plantearse las diferentes opciones para alcanzar el objetivo. Ver Opciones y vivencias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies