Vídeo Resultados Postratamiento SR 14

La gestación subrogada ofrece otra perspectiva acerca del embarazo y el parto según nos cuentan Carla y Ramón, ya que no tienen el control directo del mismo sino que éste se delega en una gestante que vive en otro país a mucha distancia.

M: Bueno, es un poco difícil al principio, como asimilar el hecho de que otra mujer puede tener a tu, a su, tu hijo dentro de ella y que no puedes tener el control de qué come, de cómo se cuida, de que si hace ejercicio, si no hace ejercicio, si lleva una vida sana, si está muy estresada, o sea, no lo puedes controlar. Pero bueno, nosotros lo hemos vivido en plan absoluta confianza y seguridad de que ella sabe hacerlo, o sea, ella ha tenido otros hijos, y su manera será la mejor manera posible, y bueno … no sé …

E: Lo afrontaste con esa actitud …

M: Sí.

E: … o te generaba inquietud a lo largo del embarazo.

M: Inquietud sí, sí, porque es que yo pensaba que yo podría, o sea, si yo hubiera tenido el embarazo lo hubiera vivido de otra manera, porque a mí me va todo el rollo de la comida sana y el deporte y el yoga y todo eso para mí es parte de mi vida, entonces obviamente lo hubiera enfrentado como con esa visión y (nombre de gestante) no. O sea (nombre de gestante) de deporte, vida sana, más de lo … de cuidarse lo … mínimamente no, o sea no tiene tiempo, es madre soltera de dos niños, con full time del trabajo y bueno, o sea obviamente nuestras vidas serán súper diferentes, pero por lo mismo, o sea nosotros siempre sabíamos que lo estaba cuidando perfectamente, que todo iba avanzando como tenía que avanzar y que bueno, que si nacía un niño sano y bien ya iba a estar bien, o sea tampoco podía controlarla, ni tampoco tenía la intención de meterme en cómo ella tenía que llevar su vida porque bueno, o sea me está haciendo un gran favor aquí como para estar diciéndole “oye, tienes que comer no sé qué, ¿te has tomado las vitaminas?”, o sea eso no lo puedo, no me sentía con … como con el poder de hacerlo, o con … tampoco tenía ganas de meterme tan allí, o sea prefería que ella misma se pusiera sus propios límites. Obviamente que hay límites que están marcados, o sea que tiene que cuidarse sí o sí, porque es que si no cómo … cómo hacemos esto. Pero fue súper bien en el sentido de que cuando la conocimos y hicimos la transfer y tal, cuando la volvimos a ver ella tenía creo que seis o siete meses de embarazo, o … si por ahí … y estaba perfecta, o sea estaba muy bien, estaba muy ágil, incluso como que se veía más delgada de cuando la conocimos, o sea como que veíamos que ella estaba muy, muy preocupada de tomarse las vitaminas, de … o sea siempre nos iba contando que todos los cambios que, de medicación que le daba el doctor o qué eran los puntos que tenía que cuidarse, y cuáles estaba súper bien y bueno … Confianza, confianza nada más, tienes que ser … tener mucha confianza porque si no yo creo que te vuelves así una persona muy nerviosa.


E: El embarazo lo han llevado digamos en la distancia, ¿no? Imagino por Skype.

H: Sí, sí.

E: No sé tampoco cómo funciona el tema.

H: Sí.

E: Les enseña ecografías …

H: Exacto, exacto.

E: Hablan …

H: Yo en ese momento sí había Skype, no había Whatsapp, o sea, sí que tenías que sentarte en el ordenador, era todo … no era tan instantáneo como ahora pero sí, vas llevando la información. Nosotros viajamos a los seis meses y ella al ser de Atlanta, pues buscar un piso, ver un poco la zona, el hospital, conocer, pues bueno … Y sí, una vez nació, se adelantó, o sea que, nos llamó (nombre de la gestante) “estoy en el hospital, me ven la presión alta, mañana me van a provocar el parto”. Esto a las doce de la noche, … nosotros aquí. Bueno, pues suerte que hay un vuelo directo de (nombre de ciudad) a Atlanta, Carla al día siguiente a las siete se fue para el aeropuerto, compró billete, se fue, y yo me quedé aquí pues bueno, para estar hablando con (nombre de la gestante), cómo iba el parto y tal, y yo volé al día siguiente, y Carla llegó que el niño hacía pues tres horas que había nacido, más o menos. Y bien, bien, hombre, llegar aquí supongo que es como cualquier pareja que tiene un hijo el resituarte un poquito.

E: Pero antes …

H: Vale, vale.

E: … el momento de estar ahí, y bueno, conocerlo.

H: Bien hombre, además, hombre, es como la culminación, o sea, de un año y medio muy intenso. Emociona decir “por fin o sea, ya … ya estamos todos, ya no puede salir nada mal, ya podemos estar tranquilos”. Ya no sólo por la parte del niño o de (nombre de la gestante).

Share:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies