POST-TRATAMIENTO

 

En este apartado se ha incluido tanto los momentos en los que se finaliza una técnica concreta como el tratamiento completo, que puede incluir varias técnicas o no o bien distintos intentos. En el mejor de los casos la finalización de éste se debe a haber alcanzado el objetivo propuesto: el embarazo, sin embargo en otros no es así.

 

POST-TRATAMIENTO NEGATIVO

La bajada de la regla, una beta o prueba de embarazo negativa, vivir un aborto o la muerte neonatal son los resultados menos deseados cuando se está buscando tener hijos.  La vivencia de estos momentos puede no ser nada fácil. Ver Impacto Psicológico.

Beatriz comenta qué sentía cuando manchaba por el período menstrual antes siquiera de la prueba de embarazo.

En el caso de gestación subrogada, Carla comenta cómo vivieron el negativo del proceso con la segunda gestante contactada.

 

Elena y Sara cuentan ese momento en que llegas a hacerte la prueba de embarazo pero resulta  negativa.

La experiencia de perder al hijo después de nacer es muy complicada. En el caso de Anna, el bebé no superó el primer mes de vida. En el momento de la entrevista participan en un estudio europeo de enfermedades genéticas. Ver Causas.

 

Repetir o parar es el dilema que surge en este momento. La segunda opción se aborda en Parar. La primera, repetir, a veces lleva al éxito.

Un participante destaca que continuó a pesar de los resultados negativos hasta obtener su objetivo.

 

POST-TRATAMIENTO POSITIVO

Una beta o prueba de embarazo negativa es la satisfacción máxima tras un tratamiento de reproducción asistida. En ocasiones se “mancha” pero no es regla y el embarazo no peligra; también forma parte de algunas vivencias en esta fase y hay que tenerlo en cuenta. En lo que respecta al embarazo en sí la experiencia pasa a ser la convencional en cuanto a cuidados pero sí es cierto que hay miedos, en ocasiones condicionados por experiencias negativas previas y el sacrificio que ha supuesto obtenerlo por esta vía; ver Miedos y preocupaciones durante los tratamientos. Cuando se trata de gestación subrogada el embarazo se vive de otra forma, incluso el parto. En cualquiera de los casos hay participantes que hablan de ese resultado positivo como una “suerte”.

Rocío describe la experiencia concreta de la espera del resultado y los tratamientos. Lo considera “una suerte” porque además destaca que conseguir embarazo al primer intento no es lo habitual.

 

Esther, en cambio, representaría esa otra proporción mayor de casos que lo consiguen pero tras varios tratamientos. De hecho, en su caso casi que era el último intento que se planteaban.

El embarazo que surge de un tratamiento de reproducción asistida es similar a cualquier embarazo (ver Recursos e Información), sin embargo, en ocasiones la percepción y vivencia del mismo es diferente por la dificultad en conseguirlo.

Rocío o Beatriz son una muestra de que el embarazo resultante de un tratamiento de reproducción asistida no es diferente, aunque en el caso de la segunda destaca que inicialmente sí se le aplicó mayor vigilancia.

Esther tuvo primero un embarazo como resultado de un tratamiento de reproducción asistida y un segundo de forma natural. Ella explica la vivencia de ambos.  

Las valoraciones acerca de conseguir embarazo como resultado de reproducción asistida pueden ser muy expresivas: “valió la pena”, “es un regalo” o “una suerte”. Así lo expresan Elena y otro participante.

La gestación subrogada ofrece otra perspectiva acerca del embarazo y el parto según nos cuentan Carla y Ramón, ya que no tienen el control directo del mismo sino que éste se delega en una gestante que vive en otro país a mucha distancia. 

 

POST-TRATAMIENTO: QUÉ HACER CON LOS EMBRIONES QUE QUEDAN

Tras un resultado negativo pueden quedar embriones o no. Si quedan puede que se repita tratamiento o se decida parar, por lo tanto, ¿qué hacer con ese “resto”? La misma duda se puede plantear incluso habiendo tenido hijo/a. Hay diferentes opciones: dejarlos congelados para usarlos de nuevo en el futuro, donarlos a otras personas o a la investigación.

Este participante señala que él y su pareja han dejado embriones congelados pero en el momento de la entrevista no han podido hacer uso de ellos por una cuestión económica. Ver Impacto económico.

La vivencia de la gestación subrogada por parte de Carla y Ramón también nos da una idea de lo que supone esta fase. En su caso los embriones quedaron en Estados Unidos y se han usado aunque sin el mismo resultado que cuando tuvieron a su hijo.

Otra variable que puede estar condicionando es la edad. Es el caso de J., cuya decisión pende de la llegada de su menopausia.

Donarlos a otras personas o con finalidad de investigación es un tema que a veces implica un debate interno, como en este caso en una pareja que en el momento de la entrevista estaba en fase de información. Ver legislación vigente en Recursos e información.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies